Mundo | 14/01/2020 10.40

Perú Tres argentinos fueron detenidos por dañar y defecar en un templo del Machu Picchu

La policía peruana les atribuyó haber causado la caída de una piedra de uno de los muros de la ciudadela incaica. Dos turistas ya fueron liberados, pero otro sigue bajo arresto y acusado.

Machu Picchu.

Machu Picchu.

-

Tres turistas argentinos, junto a otros de diferentes países, fueron detenidos después de haber ingresado a zonas prohibidas de la ciudadela inca de Machu Picchu y dañar el famoso Templo del Sol y defecar allí.

Magdalena Abril Retamal, de 20 años, y Leandro Sactiva, de 32, fueron liberados horas después, pero Nahuel Gómez, de 28, continuará en prisión después de haber sido identificado como el "autor principal", según un parte de prensa de la Policía Nacional del Perú (PNP) al que tuvo acceso la agencia de noticias Télam.

Sobre Gómez pesa la acusación de "extracción ilegal de bienes culturales", un delito con una pena de entre tres y ocho años de prisión, informó la policía y fuentes de la Embajada argentina en Perú.

Los tres argentinos fueron detenidos Junto a un brasileño, un chileno y una francesa en la madrugada del pasado domingo por haber ingresado irregularmente y causado daños en el santuario arqueológico, de unos 600 años de antigüedad.

Los agentes les atribuyeron haber provocado la caída de una piedra de uno de los muros de la ciudadela, levantada en lo alto de una montaña. Además la policía encontró restos fecales en la zona, por lo que presume que alguno de los detenidos hizo sus necesidades en esa área. 

La Dirección de Cultura de Cusco reportó la fractura de "un elemento lítico" desprendido de un muro y que cayó de una altura de seis metros aproximadamente, lo que provocó una hendidura en el piso. La ley peruana sanciona a quienes dañan el patrimonio cultural con penas de prisión de al menos cuatro años.

"El consulado (argentino) contrató un abogado para que asista a los tres ciudadanos argentinos y mientras Retamal y Sactiva quedaron en libertad, no se les levantaron cargos y es probable que no se les aplique una sanción migratoria, Gómez tiene que comparecer ante la Fiscalía de Machu Picchu y ahí se verá qué sanción se le aplica", dijo a Télam un vocero de la Embajada argentina en Perú.

En cuanto a la posibilidad de que Gómez sea expulsado del país, la fuente aseguró que "es una decisión que corre por cuenta de las autoridades migratorias" porque el joven afronta una "causa penal por daño al patrimonio arqueológico" en "abierta violación a la legislación local".

"Estamos verificando que se respete el debido proceso y que estén cuidados, pero este tipo de actitudes son indefendibles. Vemos muchas veces que, con tal de no pagar o para experimentar una aventura, hay argentinos que vulneran un circuito fuertemente protegido por las autoridades peruanas", dijo.

Machu Picchu se encuentra sobre la cima de una montaña de 2.400 metros de altura. Es el principal destino turístico del país y cada día es visitado por miles de personas, que acceden al lugar por tren desde la ciudad del Cusco. Unesco la declaró Patrimonio de la Humanidad en 1983, y en 2007 fue elegida como una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo en una encuesta mundial en internet, informó Todo Noticias.

FNI GT